Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

El Sistema Público de Pensiones en Alemania

La mayor economía de Europa también afronta retos demográficos, vinculados a la esperanza de vida y el crecimiento de la población jubilada. Veamos las principales características de su Sistema de Pensiones.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
El Sistema Público de Pensiones en Alemania

@florianwehde - www.unsplash.com

3,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 47%
  • 4 24%
  • 3 6%
  • 2 6%
  • 1 18%

17 votos

6441 visualizaciones

El sistema alemán es un Sistema Mixto basado en 3 Pilares, con tres fuentes de prestaciones por jubilación:

  • Un nivel básico obligatorio: régimen de seguro de pensión legal.
  • Un nivel complementario voluntario de tipo ocupacional, es decir la previsión social empresarial.
  • Un tercer nivel, a través pensión complementaria privada a título individual.

Nivel básico obligatorio: Pensión Pública

La pensión pública hasta ahora ha soportado un peso principal del sistema alemán de pensiones: representa ingresos medios de en torno a un 37,5% sobre el último salario, sobre una tasa de sustitución total, sumando las tres fuentes de pensiones, del 50%.

Vemos sus principales características.

Cotizaciones

El sistema público de reparto es obligatorio para todos los trabajadores. Se financia a través de cotizaciones del empleador y del trabajador. Sólo los empleados que ganan menos de 5.400 euros al año quedan exentos de su obligación de cotizar. Sin embargo, ese límite no afecta a la obligación de contribución del empleador.

El tipo de cotización a los seguros de pensiones es un 18,6% del salario bruto hasta un tope (2019), y se divide a partes iguales entre la empresa y el empleado. Se incrementará hasta un 20% en 2025.

Requisitos de acceso a la pensión pública

Edad mínima

Hasta 2012 la edad de jubilación era 65 años. Para los asegurados nacidos después de 1947, la edad de jubilación regular se está elevando progresivamente por etapas desde 2012. Para los siguientes años de nacimiento, la edad de jubilación ordinaria aumenta inicialmente en un mes más. Posteriormente la edad de jubilación se eleva en etapas de dos meses al año. Por ejemplo: Si el asegurado ha nacido en 1948, su edad ordinaria de jubilación fue de 65 años y dos meses. Para los nacidos en 1964 y posteriormente, la edad normal de jubilación será entonces de 67 años, a partir de 2029. Existirá la opción de jubilarse a los 65 años sin penalización siempre y cuando se acrediten al menos 45 años cotizados.

Algunas categorías de trabajadores pueden tener derecho a la jubilación anticipada antes de la edad legal ordinaria, por ejemplo, por largas carreras profesionales (número de años de alta) o por trabajar en condiciones difíciles (penosas, tóxicas).  En la actualidad, la jubilación anticipada a los 63 años para aquellos trabajadores nacidos antes de 1952 y que acrediten al menos 45 años cotizados.

Período mínimo cotizado requerido

Causar derecho a pensión requiere que se cumpla un período mínimo de carencia, que se mide generalmente por los años de cotización.

Para percibir una pensión de jubilación ordinaria debe cumplirse un período de carencia de 5 años.

Se suman todos los meses y el mínimo ha de ser 60 meses y, de esos 5 años, 12 meses han de corresponder a la Seguridad Social Alemana.

La evaluación de si se cumple el período de cualificación respectivo se realiza en meses, no en años. Si se cumple este período de cualificación, un empleado recibe la pensión completa.

No hay diferencia de edad y condiciones para la jubilación entre hombres y mujeres. No obstante, las diferencias pueden venir por el hecho de que los periodos de interrupción dedicados por los padres y madres para criar a sus hijos son considerados como cotizados a efectos del período de cualificación.  En el caso de nacimientos de hijos anteriores a 1992, se pueden reconocer hasta 30 meses de tiempo de crianza, y en el caso de los nacimientos posteriores a esa fecha hasta 36 meses.

Como se calcula la pensión

El importe de la pensión se calcula sobre la base de la suma de las cotizaciones realizadas.

Se basa en un sistema de puntos. El trabajador obtiene “puntos pensionables”, cuyo valor dependerá de que la contribución que se haga en un año se base en una renta mayor o menor que la media de los ingresos de todos los contribuyentes. Llegada la fecha de jubilación, se computan los puntos de cada año y dicha suma se multiplica por el valor de un punto, el cual es establecido por el Gobierno.

Jubilación y final del trabajo remunerado

Los empleados no tienen que dejar de trabajar para recibir su pensión. Los únicos requisitos necesarios son edad y período de carencia. Sin embargo, su pensión se reduce gradualmente si se jubila anticipadamente y sus ingresos superan un cierto límite (actualmente 6.300 euros anuales).  Una vez alcanzada la edad ordinaria de jubilación, no se aplica ningún límite a los ingresos adicionales obtenidos.

Si un empleado recibe su pensión después de alcanzar la edad ordinaria de jubilación, y continúa trabajando ya no tiene que cotizar a la seguridad social. El empleador sí que ha de hacer sus cotizaciones por el empleado.

Se podrá seguir trabajando más allá de los 67 años con una bonificación del 6% por cada año extra trabajado.

La solicitud es obligatoria si se quiere cobrar pensión, de lo contrario no se cobrará.

Acuerdos de jubilación y prejubilación

En Alemania no existe límite legal de edad máxima de jubilación para los empleados fijos. Una relación laboral no finaliza automáticamente cuando un empleado comienza a percibir su pensión o tiene derecho a recibirla, ni el empleador puede rescindir unilateralmente la relación laboral por esa razón.
Por lo tanto, es común acordar en el contrato de trabajo un límite de edad. En este caso, el contrato de trabajo termina cuando el empleado tiene derecho a recibir la pensión de jubilación. Este tipo de cláusulas también aparecen en los convenios colectivos.

Un empleador también puede decidir establecer un plan de prejubilación que permita a los empleados dejar de trabajar y recibir una prestación por la pérdida de salario. No existen ayudas públicas para sufragar los costes de tales planes de prejubilación, que por lo tanto deben ser financiados en su totalidad por el empleador.

Pensiones del Sistema de Empleo en Alemania (2ª Pilar): ver en este articulo vinculado

Pensiones privadas del sistema individual en Alemania (3º Pilar): ver en este articulo vinculado

 Más información

 El reto de las pensiones en nuestro entorno: El incansable motor alemán

Valoración del artículo

3,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 47%
  • 4 24%
  • 3 6%
  • 2 6%
  • 1 18%

17 votos

6441 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter